En hora buena, te has decidido a construir tu casa, pues no has podido tomar una mejor decisión. Ese es el primer paso para construir un hogar sólido, que no solo te resguardará del frió y del calor, sino que además, será tu protector contra el resto del mundo, ya que se convertirá en tu lugar para descansar y relajarte. No solo deseo felicitarte por tu decisión, quiero dejarte algo más tangible con este articulo, ya que si bien las ventajas que ofrece construir una casa son muchas, también es un gasto importante para las finanzas de cualquier persona. Es por ello que es tan relevante hacer las cosas en miras de obtener un producto de calidad, pero a la vez ganar dinero.

Aquí te voy a recomendar algunas opciones que te permitirá saber cómo ahorrar dinero en la construcción de tu casa:

  • Mientras más grandes sea el terreno que compres mucho mejor, ya que podrás conseguir por él un excelente precio. No quiero decirte con esto que construyas una casa inmensa o que te crees un parque para ti solo. La idea es que ese terreno puedas compartirlo con algún familiar. Que en lugar de construir una casa construyas dos o tres y así compartir el gasto del terreno.
  • Trata de comprar un terreno plano, ya que de esa forma será más fácil construir y tendrás que gastar menos dinero en arreglarlo. Si la zona donde deseas vivir es montañosa, intenta conseguir alguno que sea no tenga tanta pendiente, pues que se gasta mucho dinero nivelando los terrenos.
  • Construye con materiales de calidad, trata de conseguir los mejores precios, pero siempre pensando en que sea duradero. La idea es ahorrar dinero, pero a la vez tener un casa segura donde te puedas sentir protegido. Es el lugar donde tú vas a vivir, así que trata de que sea lo más acogedor posible. Puedes ahorrar dinero, créeme, pero nunca olvidando la seguridad.
  • Construye en base al valor del vecindario; porque tu casa sea más grande que la del resto de tus vecinos,  no se va a revalorizar más en el tiempo. Las zonas ya tienen su rango de precios definidos, así que si gastas demasiado dinero en tu casa, en proporción a la urbanización en que vas a vivir, si un día decides vender, no vas a poder recuperar toda tu inversión. Puede que hoy pienses que no te vas a mudar nunca, pero si eso llegara a cambiar en algún momento, al menos debes estar seguro que podrás recuperar tu inversión.
  • Diseña tu casa completamente antes de comenzar a construir. Esto aplica tanto para el exterior como para el interior, ya que cambiar de parecer después de tener una parte de tu casa construida o luego de comprar determinado material, se convierte directamente en perdida de dinero. Para ponerte un ejemplo más claro sobre esto, imagina que deseas colocar tus pisos de cerámica y después que la compras te das cuenta que es una mejor idea que los pisos sean de madera. Poner en venta esa cerámica que compraste será definitivamente complicado.